Expansión Cuantitativa

La era de los estímulos extraordinarios de los grandes bancos centrales del planeta va llegando a su fin. A partir de hoy, el Banco Central Europeo no acudirá al mercado a comprar deuda soberana y corporativa de la eurozona, algo que llevaba haciendo desde marzo de 2015 bajo el nombre de Quantitative Easing .

El “mensaje clave” sigue siendo que la parte del programa de compra de deuda pública (PSPP por sus siglas en inglés) “se ha reducido”, mientras que la parte de los programas del sector privado “ha aumentado”. El experto del banco holandés considera que este movimiento “está en consonancia con las expectativas de que distribuya anticipadamente las compras de activos netos, ya que se tomará un descanso entre el 19 y el 31 de diciembre”, coincidiendo con las fechas navideñas, en las que hay mucha menos actividad en los mercados. La inyección de liquidez para resolver problemas excepcionales de tesorería puede funcionar, siempre que se controle el riesgo de crisis de solvencia, que aumenta con la duración de la excepcionalidad. El logo del BCE, a la entrada del rascacielos donde tiene su sede en Fráncfort.

El mensaje, sin embargo, “es probable que sea claro más allá de los números exactos”, puntualizan. “La incertidumbre es alta, pero si bien el escenario de crecimiento más probable es difícil de identificar, se puede afirmar con más certeza de que la conmoción será profunda y dejará a la economía fuera de combate durante mucho tiempo”, redondean estos analistas. La línea dura de los ortodoxos de los consejeros del BCE, encabezados por Jens Weidmann, presidente del Bundesbank, están aireando públicamente los debates internos de la institución mostrando los argumentos en contra de la última bala del BCE para alejar a Europa de la recesión. En este sentido, Draghi ha respondido, después de una mueca irónica, que “nuestro mandato es no alterar el tipo de cambio”. En ‘Política en escala de do’ el investigador Víctor Terrazas explora de qué manera música y política se relacionan en una detallada perspectiva histórica que va del blues a los cantautores, pasando por el rock n’ roll. Fallece a los 42 años Joseph Ponthus, activista, maestro precario, trabajador temporal y autor de ‘Desde la línea’, una obra maestra de la escritura obrera.

Si los tipos de interés están en niveles muy bajos, el BCE debe utilizar otras estrategias, que llamamos no convencionales. El presente trabajo analiza la adecuación al ordenamiento comunitario del Programa PSPP implementado en su día por el BCE, dentro de su política monetaria de expansión cuantitativa. La ejecución de dicho Programa no equivale a la adquisición de bonos en el mercado primario ni neutraliza de cara a los Estados miembros los incentivos para aplicar una política presupuestaria sana. Draghi ha puesto sobre la mesa un amplio abanico de medidas para intentar reactivar la economía europea. “A primera vista el paquete podría parecer decepcionante, pero con el BCE extendiendo la orientación a futuro y haciendo dejando abierto el final del QE, esta sería una conclusión incorrecta”, defiende McMellin.

La Crisis Del Coronavirus: Mapas Y Gráficos De Su Expansión En Euskadi

Se lleva a cabo cuando la política convencional no tiene resultados, aunque en la actualidad se observa como se va adoptando con mayor frecuencia. Algunos ejemplos los encontramos en el caso de Japón, que fue el que inventó los primeros planes de flexibilización cuantitativa a principios de 2001 para luchar contra la deflación o el caso de Estados Unidos, a raíz de la crisis financiera quantitative easing bce de 2007. En un análisis sobre esta evolución, los expertos de mercados de Bankia indican que, además de la variación en el tamaño, el BCE también ha registrado cambios importantes en la composición de sus activos y pasivos. Y, como no podía ser de otra forma, la partida más relevante en el activo es la que corresponde a “Valores emitidos en euros por residentes de la zona euro”.

Nunca la expresión “mucho ha llovido” fue tan precisa como para referirse a todo lo que ha pasado desde la última reunión del Banco Central Europeo del mes de marzo. El supervisor monetario ha lanzado un paquete especial de compras que elevan el total a 1,1 billones este año y ha ajustado significativamente sus requisitos para aceptar activos como garantía de los bancos. El volumen que estiman las casas de análisis que tenga el nuevo tramo del PEPP abarca una horquilla entre 300. .000 millones, según Bank of America y 500.000 millones de euros, en opinión de Konstantin Veit, gestor de PIMCO. Esto “será suficiente para absorber la emisión esperada de los países periféricos hasta -por lo menos- finales de 2020”, agregan por su parte los analistas de Ebury.

Pero la institución que dirige Christine Lagarde sigue haciendo lo mismo de siempre. La quantitative easing o “expansión cuantitativa”, vaya término, es la creación de dinero por el banco central para comprar activos financieros. Sobre todo, deuda pública, pero también hipotecas, bonos de empresas e incluso acciones. Tras esta medida, deberán llegar otras, ya que se mantienen los tipos de interés en el 0% y el BCE seguirá con la intervención en el mercado a través de la reinversión de los importes procedentes de las emisiones de deuda que se vayan amortizando. Sólo este año, eso supone que aún habrá alrededor de 200.000 millones de euros en el lado de los compradores de deuda, lo que permitirá contener la escalada de las rentabilidades de los bonos en el mercado primario o en el secundario (la compraventa de deuda ya en circulación).

Mercados

Su mayor preocupación está en una subida de tipos agresiva el año que viene que pueda sorprender a los mercados porque, en la actualidad, los expertos de los bancos explican que los agentes económicos y las previsiones ya han amortizado el posible efecto de la retirada de estímulos. Tal es así que las tres entidades coinciden en señalar que la tendencia a la baja del crecimiento del PIB para España encuentra gran parte de su razón de ser en las estimaciones de una normalización de la política monetaria. La recuperación artificial -QE mediante- a ritmos del 3% se convertirá en un recuerdo del pasado con el que presumir ante nuestros socios europeos. Un ejemplo de éxito avivado por el tsunami de efectivo inyectado por el BCE que ahora toca a su fin, lo cual no indica volver al pasado sino rebajar el crecimiento para 2019 al 2,2-2,4%.

Esto es un claro indicador de lo poco convincentes que fueron las respuestas del BCE para proteger la economía de la pandemia. “Esto marca un cambio de enfoque hacia los programas del sector privado”, reflexiona Beaumont, ya que en 2018 la participación media de la deuda empresarial y de las cédulas era del 15% y el 8%, respectivamente, mientras que las compras de deuda pública representaban un 76% del total. “Si las compras actuales son un buen reflejo”, la participación del PSPP en las compras https://es.wikipedia.org/wiki/Acci%C3%B3n_(finanzas) netas totales será del 62%, destaca el experto de ABN Amro. Por su parte, el programa de deuda empresarial acapara un 23% de las compras, mientras que el programa de compra de cédulas hipotecarias ocupa un 12%, dejando un 2% para las titulizaciones respaldadas por activos . En este escenario, uno de los mayores retos los afronta sin duda el Banco Central Europeo , que en diciembre decidió ampliar su paquete de compras en 500.000 millones de euros hasta un total de 1,85 billones y hasta 2022.

Se está hablando de Coronabonos, de expansión cuantitativa, de helicóptero monetario, de financiación monetaria, de donaciones… En este artículo explicamos en qué consiste cada una de ellas y cuáles son sus ventajas y desventajas. En segundo lugar, aparecen los préstamos que realiza el banco central a las instituciones financieras (“Préstamos en euros concedidos a entidades de crédito de la zona del euro”), para ejecutar su estrategia de política monetaria. Elprograma de compra de bonos soberanosen los mercados secundarios, puesto en marcha por elBanco Central Europeoen marzo de 2015, no excede ni el mandato del eurobanco ni vulnera el derecho comunitario. En una sentencia publicada este martes, elTribunal de Justicia de la Unión Europeaha avalado los planes de“expansión cuantitativa”de la entidad que dirigeMario Draghiy que fueron denunciados por varios grupos particulares de ahorradores en Alemania. A grandes rasgos, el balance de los bancos centrales es como el de cualquier empresa, ya que también están constituidos por activos y pasivos. Cuando los bancos centrales compran bonos del Tesoro , el tamaño de su balance se incrementa.

quantitative easing bce

Según el BCE, las condiciones de estos préstamos serán más favorables y el tipo de interés será del -0,75% entre junio de 2020 y junio de 2021. Estas medidas se centrarán en apoyar a los más afectados por la propagación del virus, en particular las pequeñas y medianas empresas; mientras tanto, el banco realizará operaciones de refinanciación a largo plazo para proporcionar liquidez inmediata a las empresas de la zona euro. Todo ello, creemos, debería ser mucho más eficaz para ayudar a las empresas europeas a salir de la crisis que un simple recorte de los tipos de interés. La compra de activos en el marco del programa de expansión cuantitativa se incrementarán temporalmente en 120.000 millones de euros de aquí a finales de año, con especial hincapié en los bonos del sector privado. Aunque la distribución no se producirá necesariamente de manera uniforme, la compra de activos adicionales se estima en unos 13.000 millones de euros mensuales (además de los 20.000 millones de euros que el banco ya está comprando cada mes).

En resumen, habrá más Quantitative Easing y la facilidad del depósito baja 10 puntos básicos, al -0,50%. Cualquier cosa por debajo de lo anunciado se habría interpretado como un tono hawkish. El presidente de la entidad monetaria cumplirá su mandato el próximo mes sin haber logrado ninguna subida de tipos. “Nosotros tenemos muchas dudas porque vemos como en Estados Unidos están cayendo los márgenes de las empresas y contemplamos la posibilidad incluso de que hay una pequeña recesión en el segundo semestre”, comenta Fernando García, de Société Générale. “En Europa, al mismo tiempo, la inflación no termina de alcanzar el objetivo del BCE y, pese a las facilidades, no fluye el dinero a la economía. Sin embargo, y a pesar de los años de política ultraexpansiva y a los billones de euros inyectados en el sistema, el resultado es cuestionable.

Así, no extraña ese tono de transición, pensando en un relevo cómodo de cara a la entrada de Christine Lagarde. “Ante las crecientes dudas entre numerosos líderes bancarios europeos acerca de los planes de Mario Draghi, el BCE se equivocaría al realizar un giro drástico en su política, dado que la nueva presidenta asumirá el cargo el 1 de noviembre.

Última Hora Sobre El Coronavirus Y La Actualidad Política

Por otro lado, el organismo monetario europeo reiteró que reinvertirá el dinero de los títulos de deuda adquiridos que vayan venciendo “durante un período prolongado tras el final de sus compras netas de activos y, en todo caso, durante el tiempo que sea necesario”. De esta forma, “contribuirá a que las condiciones de liquidez sean favorables y a que la orientación de la política monetaria sea la adecuada”. Concretamente, los economistas de Berenberg apuntan a que la extensión será “por lo menos de otros 500.000 millones de euros”, sin embargo no descartan que “temporalmente se retire cualquier límite”, en una acción similar a la adoptada también por el Banco de Japón a inicios de esta semana. El monto de deuda emitida por los gobiernos de la Eurozona este año probablemente eclipsará al poco más de un billón de euros que BCE se ha comprometido con PEPP y su programa regular de compra de activos . Para evitar que algunos de los estados de la eurozona se vean atrapados en una espiral de costes de financiación, el BCE continuará acumulando grandes cantidades de estas emisiones. “Dada la velocidad a la que el BCE ha comprado bonos desde el anuncio de PEPP el 18 de marzo -ya ha adquirido casi 100.000 millones-, podría alcanzar su límite de PEPP en otoño”, creen los economistas alemanes. Por este motivo, la mayoría de expertos consultados apuestan porque el instituto emisor mantenga el rumbo sin cambios adicionales en la reunión de este mes de abril, en la que creen que se reafirmará en los pasos tomados.

Quieren observar los efectos y cómo van evolucionar los precios con las medidas adoptadas. Desde que tomara la presidencia Draghi ha pasado de las palabras a los hechos. Ha bajado al mínimo histórico los tipos de interés, ha puesto en negativo la retribución de los depósitos, ha inundado de liquidez al sistema y ha aprobado la adquisición de deuda privada.

  • De esta manera, penaliza a las entidades que acumulen mayor cuantía de liquidez y alivia la cuenta de resultados de los bancos más pequeños, que así podrán prestar más dinero.
  • En estas circunstancias, ¿tiene sentido endurecer la política monetaria y arriesgar el cumplimiento de los objetivos de crecimiento?
  • La adquisición de deuda afecta directamente a los tipos de interés a la baja.
  • “Reafirmamos la independencia del BCE y la primacía del derecho europeo y del Tribunal de la UE, cuyas sentencias son vinculantes”, ha afirmado la Comisión Europea tras conocer el fallo.

La recuperación no ha venido de la mano del boom del crédito a las familias. El 1 de noviembre habrá un nuevo inquilino en la Eurotower de Frankfurt, la sede del Banco Central Europeo , la institución que afronta el último año de la presidencia de Mario Draghi con todas las ganas del mundo Gráfico y cotizaciones WYY de volver a la normalidad en su política monetaria. La memoria de Alemania no olvida que la inflación destrozó el país después de la I Guerra Mundial. Los libros de historia explican que una de las causas del ascenso del nazismo fue la hiperinflación y la desbocada deuda alemana.

El Bce Está A Punto De Dar Un Paso Clave Hacia Una Salida De Dinero Fácil

“Un apoyo de estas características para los bancos y sus clientes sería mucho menos controvertido que el compromiso de comprar bonos bancarios”, argumentan los economistas de la entidad germana. “Creemos que el BCE seguirá comprando activos que fueron degradados después del pasado 7 de abril y que mantienen al menos un rating de BB, pero esto no abre la puerta a una compra amplia e indiscriminada de toda clase de papel de inversión de alto riesgo”, comenta. La entidad pilotada por Lagarde “podría incluso dar un paso más y comprar bonos de entidades bancarias”, precisan por su parte los expertos de ING. Los mercados solo han tenido que esperar nueve meses desde el fin del anterior QE. Este nuevo paquete de liquidez contempla la compra de activos netos por un valor de 20.000 millones de euros mensuales. El recorte en la facilidad del depósito se acompaña de un sistema escalonado de remuneración de su reserva, destinado a reducir el impacto de las tasas negativas en la rentabilidad del sector bancario. De momento, el BCE ha dado el primer paso y su consejo de gobierno confirmó el pasado diciembre que el bazuca con el que ha regado la economía de la eurozona –2,6 billones de euros para comprar bonos soberanos y corporativos desde marzo del 2015– ya ha sido puesto a buen recaudo.

La evolución es importante porque la expansión del balance tiene implicaciones tanto para la economía real como para los mercados financieros. La alta instancia alemana decidió preguntar a la corte europea que este martes, y como ya hiciera el abogado general en octubre pasado, ha rechazado todas las alegaciones. De forma simplificada, la austeridad fiscal podría definirse Mercado de divisas Historia como el rigor en el control del gasto público. Una política económica basada en la austeridad fiscal (también denominada política fiscal restrictiva) tiende a aplicarse cuando las cuentas públicas registran un déficit (diferencia negativa entre los ingresos y el gasto públicos) abultado o difícil de corregir si no se adoptan medidas específicas para ello.

Cuando el crecimiento económico está en peligro y la inflación baja de su objetivo, el BCE interviene bajando los tipos de interés, lo que llamamos una medida convencional. Por otra parte, este jueves se conocerán también las previsiones macroeconómicas del banco central que reflejarán el aprendizaje de los hacedores de política monetaria sobre las consecuencias de la pandemia y la “incertidumbre radical” a la que la presidenta del BCE se refirió en la anterior reunión. Sin embargo, este aumento de los estímulos añade aún más incertidumbre sobre las acciones de la Justicia alemana a futuro. La decisión del alto tribunal germano de principios de mayo se refería al bazuca del expresidente del BCE, Mario Draghi de 2015, pero proyectaba una alargada sombra sobre el programa de compras del banco central y hasta dónde puede estirarlo sin colisionar de nuevo con los tribunales alemanes.

El Quantitative Easing o QE es un término de moda después de la crisis financiera de 2008, especialmente desde que la Reserva Federal de EEUU, la FED, lo haya utilizado masivamente y desde que el Banco Central Europeo, el BCE, también comenzara un programa en marzo de este año. Hay consenso sobre que las compras se extiendan hasta septiembre de 2021, pero existe disensión en cuanto al tamaño de los estímulos extra para combatir el virus que, pese a todo, distarán de los ‘QE’ ilimitados de la Reserva Federal o del Banco de Japón. Asimismo, también existe preocupación sobre si la decisión del Tribunal Constitucional alemán quantitative easing bce sobre los límites de la flexibilización monetaria pesarán en las resoluciones del Consejo de Gobierno del BCE. En teoría, el fin de los estímulos y la subida de los tipos de interés por parte del BCE –cuando se produzca– serán buenos para la banca, ya que le ayudarán a recuperar los márgenes financieros, reducidos a la mínima expresión. Por último, las familias son las que más sufrieron los problemas derivados del hiperendeudamiento de la década anterior. Gracias a los tipos bajos y al crecimiento económico y la creación de empleo de los últimos años, la deuda familiar ha descendido con fuerza desde el 2013.

Información De Qe

No ha habido ninguna sorpresa en el comunicado del BCE tras su reunión del Comité de Política Monetaria. Los tipos se mantienen en el 0%, sin cambios, así como la facilidad de depósito, que seguirá en el 0,40%. Pero esto es justo lo que esperaba el mercado, que ahora está pendiente al discurso del presidente, Mario Draghi. Janet Yellen finalizará su mandato al frente de la Reserva Federal el próximo 3 de febrero. Lo hará tras pilotar sin crear ni una sola turbulencia en los mercados y eso que la tarea no es fácil. Donadl Trump ya ha nominado a su sucesor y, como era previsible, el elegido ha sidoáJerome Powell, una opción continuista dado que ya es miembro de la FED. Estas siglas vienen del nombre que le dio la Reserva Federal a su plan de estímulos masivos del 2008, vinculados a disminuir la tasa de paro en ese país.

Alemania sabe mejor que nadie lo que supone precios desbocados, una inestabilidad política y social sin control. Tan es así que en este punto no ha habido ninguna voz discordante en el consejo. Según ha afirmado Draghi, “existe unanimidad acerca de que la política fiscal debe ser la principal herramienta”, al tiempo que ha pedido a los gobiernos que dejen actuar a los estabilizadores automáticos. “En los países en los que la deuda pública es elevada, los gobiernos deben implementar políticas que creen las condiciones para que automáticamente se estabilicen para operar libremente”. Con la política monetaria no es suficiente, “los gobiernos con espacio fiscal deben actuar de manera oportuna y efectiva”. De hecho, Draghi se ha puesto serio y ha afirmado que “todo lo que se ha visto en Europa —recuperación económica, empleo, etc.— ha sido gracias a la política monetaria y a algunas reformas que se han hecho en algunos países”. Por eso, ha insistido en que los gobiernos tienen que actuar ahora porque, si lo hacen, “nuestras medidas durarán menos y las acciones monetarias se implementarán más rápido”.

En la década de los 90, un profesor de origen alemán asentado en Japón fue el primero en hablar de la necesidad de inyectar liquidez en la economía como solución a la grave crisis económica que atravesaba el país asiático. Richard Werner planteaba que el banco central comprase de manera agresiva activos a largo plazo en manos de la banca privada. La frontera entre política monetaria y política fiscal es borrosa cuando hablamos de creación de dinero o QE. Pero dado que la mayor parte se ha destinado a la compra de deuda pública, ambas políticas van unidas en el caso de la QE. Para que funcione bien es imprescindible que tanto el gobierno (política fiscal) como el banco central (política monetaria) colaboren intensa y lealmente. A Draghi se le preguntó sobre el QE para la gente en su última rueda de prensa.

quantitative easing bce

Por lo tanto, anunciar una extensión en la primera reunión desde la sentencia “podría considerarse una provocación”, comenta Gilles Möec, experto de AXA Investment Management. Este aspecto sirve a los analistas de Bank of America para argumentar que, después de la decisión de junio, “se podría recalibrar el tamaño de las adquisiciones en septiembre”. Como el BCE estaba “al otro lado”, las emisiones de deuda se han ido colocando durante todos estos años sin excesivos problemas, al margen de la solvencia de unos y otros. Por eso, una de las consecuencias del fin del programa de compra de bonos será el repunte de las primas de riesgo, en línea con lo sucedido en los últimos meses, que ha llevado la de Italia a cerca de los 300 puntos mientras que la de España ronda los 130. La guerra comercial entre Estados Unidos y China, la propia evolución de la economía del gigante asiático y las numerosas señales que apuntan a la desaceleración –o contracción– de la economía mundial juegan en contra del plan del BCE para normalizar su política monetaria. Mario Draghi, presidente de la entidad, siempre ha explicado tras las reuniones del consejo de gobierno del banco central que los estímulos estaban encaminados a dejar atrás la recesión, impulsar el crecimiento y la creación de empleo y restablecer la confianza.

Deberíamos Estar No Solo Ante Un Buen Trimestre, Sino Ante Un Buen Año

La presidenta del BCE, Christine Lagarde, también dejará claro que el banco está dispuesto a proporcionar amplia liquidez al bloque, en particular a los sectores más afectados por el virus. El alivio temporal en forma de suspensión de la deuda podría ser una de las formas de lograrlo. Teniendo en cuenta la magnitud de las medidas ya desveladas por la Reserva Federal al otro lado del Atlántico, las expectativas del mercado eran altas para que el BCE aplicara sus propias medidas de estímulo. Podría decirse con certeza que los mercados se vieron completamente desbordados por el anuncio, y en particular por las declaraciones de Lagarde en alusión a que al BCE «no le corresponde cerrar los diferenciales». Esto, que choca con la conocida frase de «cueste lo que cueste» pronunciada por Mario Draghi en el 2012, provocó un aumento de la volatilidad en el mercado en un momento en que la economía del bloque clama por la estabilidad. Las declaraciones de la presidenta parecen también reconocer las limitaciones del banco para apoyar la economía del bloque; sin embargo, Lagarde pasó la pelota a los gobiernos de eurozona, llamándoles a adoptar una «postura fiscal ambiciosa y coordinada» para protegerse del riesgo.